Mis imágenes... mis palabras...

De la misma manera en que me llegan imágenes que me urgen a plasmar en la tela una idea, una sensación, un escenario... un "misterio", algunas de ellas me susurran palabras que me gustaría compartir...


"La nona se durmio con TV encendida"

La nona se durmió con la TV encendida
La nona se durmió con la TV encendida

"La abuela esta cansada. Ya no se preocupa por la vida, ni por la muerte.  Está cerca de doblar el recodo, de parar las horas de su reloj y saludar al barquero que la cruzará hasta la otra orilla. Le pesa el cuerpo y la vida tán inmovil.

Ella es un tesoro de vivencias pasadas, de hijos y nietos en las plazas, hoy ya crecidos y habitando en otras casas.

Ella guarda buenos recuerdos dentro de sí. y de los malos se defiende con el consuelo que encuentra en la television.

La abuela se duerme frente a los fantasmas que la saludan cada mañana, y que luego besan sus mejillas por las noches.

Su cuerpo es una maquina del tiempo que el tiempo mismo esta por deshabitar. 

El monolito vela por ella; allí posan los pajaros su instinto y compañía, atentos al sueño de la anciana, mas silencioso esta noche.

La abuela sonríe mientras duerme; quizás siente al espíritu que la acompaña y protege a sus espaldas.

La abuela no teme a nada. 

Una música celestial la alcanza en su anciano sueño, y la envuelve en un trozo de cielo que a ella mucho le agrada.

Alguien toca una flauta, y su alma se hunde cada vez mas en su Cielo, muy tranquila, segura y confiada.

La television quedó encendida; ya vendrá Dios para apagarla."

Daniel Dankh

"Amor ancestral"

Amor ancestral
Amor ancestral

"Sopla una suave brisa, como un murmullo en una lengua antigua que habla de lunas y soles pasados sobre una piel que no es la mía. Entrecerrando los ojos internos, una niebla sobre formas borrosas, piezas de un rompecabezas laberíntico de senderos transitados...

Que caminos recorrió el alma? Antiguos sitios y muros reducidos a polvo o casi intactos, que retienen aún sus mensajes secretos..." Amaste, soñaste, reíste y dejaste algunas lagrimas aquí, y volviste a la arena a dormir y esperar tu despertar..."

Y ella...Quien es ella?  Parece mirar su presente y su pasado desde algún refugio interno y hacerse las mismas preguntas que yo.

O quizás ella sabe. Amor Ancestral.

Sabe que la observo como si estuviese entre sueños? Que fuimos? Habré servido a su nobleza? Habré besado su frente de niña asegurándole que nada 

amenazaría su sueño angelical? Siento que la rescato de un pasado distante, como si encontrara un retrato en el fondo de un arcón debajo de un pila de secretos...

Un retrato a la vez desconocido y familiar, un hilo que me ata a su misterio... Amor Ancestral? Flota como un papel escrito en tintas y lenguas extrañas, inasible. La observo, y me siento como parado en una intersección temporal; si girara su cabeza ahora....podría verme?

El cielo se ve inmenso, como una invitación para volar en cualquier dirección... pero no para ella... Observa todo con una calmada resignación; es la melancolía de pie sobre una grieta recién abierta, en la que se hunde lenta y dolorosamente. Quizá no hubo otra opción. Parece esperar a alguien que ya no volverá. Rodeada de silencio, retiene vivencias en el silencio propio, doliente y profundo.

El cielo tiene mensajes impresos en su luz y formas cambiantes. Ella mira buscando respuestas, y en los cristales de sus ojos la tristeza va trazando su mapa de fisuras hasta quebrarlos, y las lagrimas se cuelan hasta alcanzar la costa de los parpados, llenándolos de sal.

En esa costa camina sola, un rastro único sobre la arena que el mar en breve se llevará también.

Ella pregunta desde su dolor interno, sin separar los labios, solo con la voz del alma. La huella de la vida estaba marcada en el cielo, el camino recorrido y el punto en donde algo sucedería. Pero el futuro estaba allí también dibujando el regreso. Por ello su resignación era calma; el paisaje silencioso guardaba el mensaje de un futuro en que ambos estarían bien cualesquiera fueran las circunstancias. El se fue con ella en su recuerdo, pero una voz interna le decía en un susurro que no penara. Tras el tiempo de oscuridad volverían a reencontrarse...

Pasaron miles de Lunas y Soles, y la vida los reunió cuando subiendo una escalera pisaron juntos el mismo escalón. El destino disfrazado de encuentro casual perdió su atuendo cuando ellos descubrieron su truco. 

Por delante un nuevo camino, nuevas piernas para andar y nuevas manos para colorear sus almas en la alquimia de cada tela. Si uno cae el otro extiende su mano. Si nos golpean podemos lamernos las heridas. Juntos o separados, estamos aquí nuevamente. Aqui vamos."

Daniel Dankh

"Infinito interior"

Infinito interior
Infinito interior

"Miro al tren que se acerca, atravesando la vida. Te veo solitario y de pié, en un vagón solitario de un tren solitario, observándome desde esa temblorosa incertidumbre que recorre los rieles, y tu mirada parece preguntar ...Cómo te ves ?....

Sentado a la vera de esa ruta, mirándome, la pregunta pesa tanto como el cuerpo de serpiente que la máquina arrastra bajo el cielo crepuscular. Estoy algo cansado de atravesar las geografías, pero el deseo de viajar persiste; las entrañas de la máquina exudan calor y alimentan deseos bajo este cielo de brasas, poblado de nubes pero encendido de fuego.

Viajo hacia una frontera desconocida y de seguro diferente al paisaje que dejo detrás. Siento como si estuviera parado en el umbral de un descubrimiento, o ante el portal de una gran revelación... o quizás me acerco a un abismo que solo con mis alas internas podré sortear evitando la caída.

Preguntas, preguntas...¿ Habré andado bajo miles de soles y lunas en otro tiempo y otro lugar ?.

El Universo es como un ovillo de hilo inmenso del que vemos solo una parte, y cuya punta se desvanece en el Infinito.

Siento que cada vida recorrida es solo un tramo de una larga ruta y con sus propias estaciones, siempre buscando la esquiva estación terminal. Arriba y abajo y a nuestros costados y dentro vibra el llamado silencioso de la Vastedad de Dios.

Somos viajeros de la incertidumbre moviéndonos en la oscuridad de la no conciencia, algunos buscando la luz , mientras otros solo desean destrozar las lámparas mientras, sin sospecharlo siquiera, son devorados por su propia noche.

Miro el tren que se acerca, atravesando la vida, deseando desprenderse y alejarse de sus miedos desenganchando algunos vagones, y conservando unos pocos que guardan los tesoros no comprados con dinero.

Contemplo mi paso y me pregunto, pero no se bien que respuestas darme.

Solo se que viajo y en mi travesía dejo caer semillas como guiños de luciérnagas en una noche de verano... y no puedo ni imaginarme siquiera destrozando lámparas para sembrar mas sombras en la noche, alimentando aun mas la oscuridad..."

Daniel Dankh